¿Todaía usas tampones o almohadillas? deberías leer esto …

En promedio, una mujer tiene su período una vez al mes, durante 5 días, alrededor de 40 años de su vida. Durante este tiempo, tiene que utilizar varios productos, permanecer limpias y frescas. Es un mercado enorme. La industria del tampón y las toallas sanitarias es un mercado de $ 718 millones de dólares, y los tampones y toallas sanitarias son necesidades básicas para la mujer. ¿Qué valor ético está detrás de esto?

Tampones y toallas sanitarias comerciales – una pequeña radiografía

Las toallas femeninas y tampones, de fabricación barata, de rayón y plásticos blanqueados, son producidos en masa y fuertemente comercializados. ¿Por qué es que nunca vemos los anuncios de las alternativas más seguras, tales como los productos de algodón, almohadillas lavables reutilizables y copas para la menstruación? Cualquiera de estas alternativas son mucho más económicas y son muchas veces más seguros para el medio ambiente y para tu cuerpo, ya que existen riesgos potenciales por el uso de productos genéricos para la menstruación.

Casi todas las toallas sanitarias y tampones están hechos de rayón blanqueado, algodón y plástico, ¿qué tan seguro crees que es ese material como para estar dentro o muy cerca de la vagina? Además, estos productos dejan fibras en la vagina que puede causar infecciones vaginales, y el síndrome de shock tóxico. También se sabe que los tampones absorben los fluidos y bacterias naturales de la vagina que produce para mantenerse limpia y saludable.

Veamos el ingrediente # 1 en los tampones y compresas higiénicas genéricas: rayón. El rayón es una fibra que está hecha de fibras de celulosa, la celulosa es una fibra natural, pero los procedimientos químicos que son necesarios para producir rayón incluyen: sulfuro de carbono, ácido sulfúrico, cloro y sosa cáustica.

Los efectos secundarios por la exposición a un exceso de rayón pueden incluir: náuseas, vómitos, dolor de pecho, dolor de cabeza y muchos otros. El rayón no sólo se encuentra en tampones y toallas, pero en una gran cantidad de ropa que se hace de ella también. Las compresas higiénicas también contienen un poco de plástico, que no permite suficiente flujo de aire ‘ahí abajo’ para a su vez, también causar una serie de infecciones. Los tampones y toallas sanitarias también se blanquean con cloro, lo que resulta en la producción de dioxinas, que está relacionado con el cáncer de mama, la endometriosis, la supresión del sistema inmune y diversas otras dolencias.

Copa menstrual

Una copa menstrual es una buena opción para una alternativa al tampón y a las toallas. Es una taza de silicona flexible que se inserta en la vagina. Esencialmente esta copa capta toda la sangre y se vacía cada 12 horas durante su ciclo y vuelve a insertarse.

Si se ha insertado y sacado correctamente no hay razón por la que alguna vez tengas que tocar realmente la sangre, pero incluso si lo haces, ¿qué tiene de malo? Es tu propia sangre, sólo lávate las manos, y listo.

Puede tomar algunos ciclos para conseguir entender mejor cómo utilizar una de estas copas, pero una vez que lo haces, pensarás que desearías haber comenzado mucho antes. Se recomienda que continúes usando toallas o forros de tela menstruales hasta que hayas dominado la técnica de inserción, por si acaso. No sólo te vas a ahorrar un montón de dinero a través de una copa menstrual, pero le vas a hacer un gran favor al medio ambiente y a tu salud.

Piensa en ello, si un promedio de mujeres utiliza alrededor de 17.000 compresas o tampones durante todo su período de menstruación, multiplica eso por 3,5 millones de mujeres en el mundo, haz las cuentas. Otra gran cosa sobre el uso de copas menstruales es que muchas mujeres han informado tener menos calambres severos durante su período. Sé que sólo esto alentaría a algunas mujeres a hacer este cambio. Algunas marcas de copas menstruales son: DivaCup, Mooncup, LadyCup y Lunette, entre muchas otras.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments